GRACIAS A NUESTRO TRABAJO CIENTÍFICO, LA PRINCIPAL ÁREA DE CRÍA DE TIBURONES DEL CARIBE HOY SE ENCUENTRA PROTEGIDA

febrero 26, 2021

Conservación de las Áreas de Cría de Tiburones en el Caribe: Es un proyecto de vida que inició nuestro fundador el Dr. Rafael Tavares en el Archipiélago los Roques y que ha permitido la identificación y caracterización de las principales áreas de cría de tiburones y rayas en el país, siendo un referente para todo el Caribe, debido al gran número de publicaciones científicas que ha producido durante las últimas dos décadas. Gracias a esto, actualmente existen medidas de protección para los tiburones en las islas oceánicas de Venezuela.

Las áreas de cría de tiburones constituyen un hábitat indispensable para la consecución del ciclo de vida de las especies. Estas áreas generalmente corresponden a zonas costeras de aguas someras que son habitadas por tiburones juveniles durante los primeros años de vida y se caracterizan por ofrecer abundancia de presas y protección contra los depredadores. A su vez, la importancia de estas áreas radica en que están directamente relacionadas con el proceso natural del reclutamiento; es decir, la producción de aquellos nuevos individuos que van a contribuir con el mantenimiento de las poblaciones de adultos. Cualquier mecanismo de manejo que conlleve a reducir la mortalidad de los tiburones juveniles es una medida determinante para la recuperación de las poblaciones sobre-explotadas. Es por ello que la identificación, caracterización y posterior protección de las áreas de cría representa una estrategia prioritaria para la conservación de las poblaciones de tiburones.

El Archipiélago Los Roques constituye un área de vital importancia para la reproducción de varias especies de tiburones. Si bien los tiburones se encuentran protegidos en el Archipiélago Los Roques según regulación pesquera (Gaceta Oficial, 2012), hay algunos aspectos de su biología y ecología que pueden tener un impacto positivo desde el punto de vista de la conservación de sus poblaciones a escala regional. Un estudio previo realizado en el Archipiélago Los Roques mostró que los juveniles del tiburón macuira (Carcharhinus limbatus) dentro de su área de cría exhiben un crecimiento acelerado, comparado con poblaciones de la misma especie localizadas en latitudes más elevadas (Tavares, 2008). Como resultado de este rápido crecimiento, los individuos de esta especie alcanzan más tempranamente la talla de madurez y la capacidad de reproducirse; aspecto que contribuye a mejorar la eficiencia reproductiva de la población. En este sentido, se planteó la idea que las áreas de cría de tiburones localizadas en las islas oceánicas netamente tropicales podrían constituir un sistema eficiente de producción de reclutas. Además, si consideramos la gran movilidad que tienen los tiburones, estas áreas de cría tropicales estarían contribuyendo con la recuperación y mantenimiento de las poblaciones a una escala regional.

En el Archipiélago Roques el CIT ha llevado a cabo un programa de marcaje y recaptura de tiburones desde 1993, principalmente de la especie Negaprion brevirostris, mediante el cual es posible realizar un seguimiento de sus poblaciones cada año.